Nada puede existir aisladamente, percibimos cada forma como la encarnación de una idea, cada objeto elaborado como la manifestación de nuestra íntima personalidad.

Le Corbusier